Historia de Éxito Ninfa Nava

Mi historia de Éxito con Isagenix

Ninfa Nava

ninfa-nava

¿Cómo fue que comenzaste a transformar tu vida?

Mi nombre es Ninfa Nava Muñoz, tengo 47 años, soy esposa y madre de 2 adolescentes y de una niña. A mis 46 años me encontraba con una vida llena de estrés y atendiendo un negocio de cremería y abarrotes, a pesar de que le echaba muchas ganas, cada día iba mermando más mi vida. Hasta que llego el punto en donde lloraba por todo, me molestaba, sufría depresión e histeria, vivía temblorosa todo el tiempo, mi salud estaba muy deteriorada hasta llegue a pesar 103 kilos, ser pre diabética y con hígado graso.

Baje unos pocos kilos antes de iniciar Isagenix, después de 2 años de hacerme la difícil, mi hermana me invito a un evento (en el cual premiaron a Hector Meza), me hizo llorar con su testimonio y pensé “si él pudo yo también puedo” y comencé a investigar, planear mi vida e imaginarme en el escenario.

Estaba pasando problemas económicos y ahorraba, solo lo ocupaba para las causas de emergencia, mis hijos tomaban medicamentos y me era muy difícil consumir el producto, pero yo decía, “no sé cómo pero lo compro, porque lo compro”. Mi hermana me presto dinero, me platicó de tu + 2 y fue así como comencé con Isagenix.

Inicie un 19 de febrero de 2016 al tiempo que inicie con Isagenix, deje de la noche a la mañana mi vida monótona y estresante que llevaba, recuerdo que mi esposo no podía aceptar mis decisiones, mi respuesta siempre era “Vende, regala o atiende tú el negocio”, pero yo no regreso y así fue como deje todo. Ahora igual corro de aquí para allá, pero con algo que no me tiene con grillete, mis hijos disfrutan de un hogar, pues nuestra vida era en torno al negocio, siempre primero el negocio, dinero para el, tiempo para él, no teníamos vida social por estar al frente y mis hijos conmigo apoyándome.

Fue muy difícil tomar esa decisión y más cuando te acostumbras a algo que te hace daño que no te atreves a dejar. Hoy vale la pena mi salud, mi aspecto físico, todo me encanta, disfrutó segundo a segundo lo que hago y somos una familia tranquila y feliz.

¿A qué tuviste que enfrentarte para alcanzar tus objetivos?

Primero tuve que esquivar los problemas con mi familia, mi esposo no aceptaba, el cambio que yo tenía, en actitud y al mismo tiempo con mis hijos, pues no se alegraban porque desde que conocí Isagenix decían que ya no les hacía caso, pero no se daban cuenta que yo quedaba al último, si bien me iba y si no mi consuelo era pensar mañana o al rato me doy tiempo para mí… así se pasan los años.

Fue algo difícil de manejar, pero poco a poco las cosas iban tomando su lugar, al dejar mi negocio, solo me preocupe por no tener deudas, me quede en ceros, cuando deje todo. Pero ahora… ¿Cómo tendría mis productos para seguir mi proceso? Si me angustiaba pero tenía una esperanza “Tenía que aventarme y hacerlo”.

Para tener dinero comencé a dividir el gasto entre los integrantes de la familia y ahorraba lo que yo hubiera consumido de la comida tradicional. Cuando eres una persona con muchos miedos y pensamientos de… ¿Cómo lo digo? ¿Qué le digo? ¿Me creerá?

En mi mente siempre estaba “tengo que decirlo con seguridad”, los productos son muy buenos y dan resultados y yo requiero obtenerlos el próximo mes. Me decía “ayudo y me ayudó”, me informe más acerca de cómo hacer negocio y así es como lo he estado haciendo hasta ahora, sé que aún me falta mucho por aprender, crecer y avanzar.

¿Fue fácil el camino?

Con Isagenix si, después de tantos intentos fallidos que nunca concluía, después de meses con lo mismo, té ves enferma y aparte de hacer una otra y otra dieta, al final consigues siempre los mismos resultados y tú organismo va respondiendo menos. Pero con Isagenix conforme pasaba el tiempo mi actitud fue mejorando y los problemas seguían pero yo iba cambiando de humor, actitud, mi entorno también se llenaba de positivismo.

Todo fue encajando perfecto, cuando yo como esposa y madre estoy mal, todo está mal, soy una pieza importante de la familia y no lo notaba, es increíble llegar a perderte tanto. Le dije adiós a mi cara de amargada y sin esperanza, hoy tengo sueños, planes y tengo una energía increíble y sin Isagenix nunca lo hubiera logrado. ¡Gracias Isagenix por existir!

¿Qué fue el Reto IsaBody en tu vida?

El Reto Isabody fue la luz que ves para ir a dónde quieres llegar, porque está alumbrado justo por donde vas recorriendo, te inscribes, realizas todo paso a paso y va más allá de cumplir fechas y reglas.

Para mí el Reto IsaBody me dio y me sigue dando alegrías, confianza en mí, me ayudó a vencer esos miedos, el pensar que eres capaz de realizar cosas impensables, tan sencillas como salir para hacer ejercicio, me daba pena conmigo misma porque todo se movía y había olvidado hasta la coordinación de mi cuerpo.

Recupere la confianza conmigo misma, recupere mi esencia, volví a reconocer quién es Ninfa y en este proceso encontré la respuesta que durante muchos años de mi vida había sido una incógnita. ¿Qué tengo que hacer para cambiar mi vida? ¿Para que nací? ¿Qué papel tengo en la vida?

Ahora se con claridad lo que soy y sé que hay mucho por qué vivir, sé qué hay mucho por hacer, muchos a quien ayudar, logre recuperar mi familia, aunque no la había perdido, era el hecho de estar presente pero ausente. Con Isagenix recupere mi autoestima, realmente no recordaba que era sentirte bien contigo misma y ese sentimiento es realmente ¡maravilloso!

Me encanta sentir que mis emociones están bien estacionadas, el camino para lograr lo que Reto IsaBody te ofrece es seguir los pasos uno a uno, ser constante y mucha disciplina. Con los productos es fácil y en el camino te vas dando cuenta que los resultados son diferentes, me han ofrecido energía, vitalidad, menos tallas, mejor físico, rejuvenecimiento y más ganas por seguí hasta llegar a mi meta.

¡Gracias Reto IsaBody!